Perú, Chile y Argentina abordan en conjunto los desafíos de pesquerías sustentables con énfasis en una mirada ecosistémica

56Una diversidad de miradas y experiencias en torno a conceptos clave para la sustentabilidad de las pesquerías en el cono sur enriqueció el diálogo y el debate en el marco del “Seminario Internacional sobre Manejo Pesquero Basado en el ecosistema y Manejo Pesquero Basado en Derechos”, realizado en Lima y organizado por WWF y Fundación Vida Silvestre, al alero de la Alianza del Cono Sur (ACS).

La actividad congregó durante tres días a los principales actores de las pesquerías de Perú, Argentina y Chile, quienes centraron su interés en la aplicación de estos conceptos, con casos prácticos y miradas expertas.

Así, la participación de académicos, representantes de la pesca artesanal y de las autoridades encargadas del manejo pesquero en cada país puso de relieve que no hay soluciones monolíticas a los problemas que afligen a los recursos pesqueros. “Las presentaciones y también las discusiones generadas en torno a ellas refuerzan la idea de que el acercamiento a estos temas debe pasar por tener en cuenta las múltiples implicaciones ecológicas, económicas y sociales que existen, y no puede ser impuesto desde arriba, sino que debe adoptar una perspectiva horizontal, incluyendo a todas las voces implicadas. En última instancia, el enfoque ecosistémico pone de manifiesto que el ser humano no es sino un componente más de la red trófica marina”, sostuvo Juan Vilata, Coordinador Regional de Pesquerías, quien encabeza la Alianza del Cono Sur (SCA), integrada por los programas marinos y pesqueros de WWF en Perú, Chile y Argentina (Fundación Vida Silvestre).

“Asimismo, el manejo pesquero basado en derechos debe ser una herramienta que permita la sustentabilidad tanto de los recursos pesqueros como de las comunidades que dependen de ellos; de lo contrario, fallará en su objetivo. En definitiva, si no somos capaces de conseguir una explotación sustentable de los recursos marinos, el desequilibrio actual que afecta al ecosistema marino se agravará, y ello tendrá consecuencias directas en nuestro bienestar y seguridad alimentaria”, agrega el experto, quien enumera cinco puntos críticos cuya influencia fue relevada durante el seminario:

  1. Necesidad de integración horizontal, que permita escuchar a todos los actores implicados en la explotación de los recursos pesqueros, ya que no se pueden imponer modelos de manejo top-down. El co-manejo es crucial si es que vamos a conseguir la colaboración de todos los actores.
  2. El principio precautorio es básico, dado que si sobrepasamos la capacidad de carga del ecosistema el efecto negativo irá acumulándose y creciendo exponencialmente. Es decir, si sobrexplotamos un stock, porque las cuotas no respetan el criterio científico, el stock va a disminuir continuamente; cuanto más disminuido esté, más sensible será a la sobreexplotación; y una vez se llegue al colapso, va a ser muy difícil recuperarlo, como sucedió con el bacalao de Terranova.
  3. Nuestra comprensión de las interrelaciones del ecosistema y los servicios ecosistémicos apenas está desarrollándose en el caso de los recursos terrestres; y para el ambiente marino es incluso más precaria. Por ello, hay que ejercer una explotación cautelosa de los recursos pesqueros, que integre las alteraciones cíclicas del ecosistema marino, como por ejemplo, El Niño.
  4. Es preciso reconocer que algunos paradigmas del manejo pesquero que se daban por sentados no son infalibles. Por ejemplo, no parece estar definitivamente demostrado que las cuotas individuales transferibles garanticen por sí solas la sustentabilidad de los stocks, y los Derechos Territoriales de Uso (TURFs) no siempre dan buenos resultados en el manejo de recursos bentónicos.
  5. La cooperación regional en materia de manejo pesquero es una necesidad evidente. Se han producido avances, que son positivos, pero éstos aún no llegan al nivel y calado necesarios para producir resultados relevantes. Es preciso mayor compromiso por parte de las autoridades, en el contexto de que esta colaboración no debería ponerse en riesgo en función de agendas políticas que no son relevantes para el ámbito pesquero.  Además, es necesario poder compartir y mostrar los avances en términos de administración, especialmente qué es lo que ha cambiado en la práctica y en concreto en cuanto a la aplicación de los enfoques ecosistémico y precautorio.

Fuente

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s