Comisión de las pesquerías del Pacífico Oriental necesita planes para recuperar al aleta azul y reducir la capacidad de pesca

Southern bluefin tuna (Thunnus maccoyii) circling in holding pen, Port Lincoln, South Australia.

Southern bluefin tuna (Thunnus maccoyii) circling in holding pen, Port Lincoln, South Australia.

Guayaquil, Ecuador: Los miembros de la Comisión de las pesquerías del Océano Pacífico Oriental reunidos en Guayaquil, Ecuador, necesitan priorizar el inicio de un riguroso  plan de recuperación para abordar el colapso de las poblaciones de atún aleta azul del Pacífico y estabilizar la capacidad de pesca de atún que actualmente excede el nivel óptimo recomendado por los científicos en por lo menos un 50%.

“Actualmente, el manejo del atún en el Pacífico es totalmente inadecuado para preservar las poblaciones del atún aleta azul del Pacífico. Solo una reducción significativa de las capturas y medidas estrictas para proteger a los juveniles pueden garantizar la sostenibilidad a largo plazo de esta pesquería”, dijo Pablo Guerrero, Coordinador del Atún del Océano Pacífico Oriental (OPO) para WWF. La población se encuentra en un nivel crítico, con un declive del 96% según el Comité Científico Internacional (ISC) sobre los Atunes y Especies Afines en el Océano Pacífico septentrional y los científicos de la Comisión Interamericana de Atún Tropical (CIAT).

Los 21 miembros de la CIAT dieron los primeros pasos para proteger al atún aleta azul en octubre del 2014 al aceptar en gran medida las recomendaciones científicas de reducir casi a la mitad las cuotas de captura de este valioso pero asediado pez. La CIAT acordó que ningún país puede exceder las 3500 toneladas de captura en el 2015 y que las naciones pesqueras deben establecer un sistema de documentación de las capturas.

WWF respalda plenamente los límites de captura pero solicita un monitoreo más cercano de esta pesquería, especialmente de los números de las capturas, para asegurar que las cuotas sean respetadas. También es necesario completar una actualización de la evaluación de la población de esta especie.

La necesidad real es que la CIAT y su entidad hermana, la Comisión de Pesca del Pacífico Central y Occidental (WCPFC), adopten un plan de recuperación del atún aleta azul que sea riguroso, a largo plazo y abarque el Pacífico con normas de control de capturas3 robustas y límites y puntos de referencia2 firmes. También es importante establecer mecanismos para una respuesta adecuada y eficiente en caso de que las poblaciones del atún aleta azul se aproximen a los límites.

Japón, México, Estados Unidos y Corea del Sur son los principales países pesqueros del atún aleta azul, mientras el principal mercado es Japón.

WWF también está muy preocupado por el exceso de capacidad pesquera atunera en el Pacífico Oriental, la cual se ha vuelto evidente con el declive de las poblaciones de atún aleta amarilla y patudo. La flota cerquera captura alrededor del 90% del atún en el Pacífico Oriental. La capacidad cerquera activa registrada en el 2015 fue de 272.076 metros cúbicos, lo que excede en mucho el nivel de capacidad objetivo de 158.000 metros cúbicos que fue el valor total recomendado por los científicos en el 2002. La capacidad actual es mayor que el nivel óptimo necesario para el aprovechamiento sostenible de las poblaciones de atunes tropicales en el OPO.

“Hacemos un llamado a la CIAT para congelar la capacidad actual de la flota pesquera y para que emprenda un trabajo dirigido a reducir el  número de embarcaciones autorizadas para la pesca de atún en el Océano Pacífico Oriental. Esto también servirá a los intereses de la industria porque permitirá asegurar el futuro de las pesquerías de atún de la región”, explicó Pablo Guerrero.

Los científicos de la CIAT no están seguros sobre el estado del atún patudo y el atún aleta amarilla debido a los niveles actuales de mortalidad de pesca, agravados por la tendencia de incremento del número de los dispositivos concentradores de peces o plantados (FADs por sus siglas en inglés), que actualmente se emplean en las faenas pesqueras, y debido al posible incremento de las operaciones pesqueras en el OPO. WWF insta a la CIAT a monitorear esta situación de cerca y prepararse para implementar medidas más estrictas de conservación de  estas poblaciones.

WWF también insta a la CIAT a adoptar medidas de conservación que limiten la mortalidad del tiburón sedoso para reconstruir la población de esta especie en la región, y prohibir totalmente la extracción de aletas en altamar, requiriendo que los tiburones lleguen a tierra con las aletas fijadas de manera natural al cuerpo. Los miembros de la CIAT también deberían tomar en cuenta las recomendaciones científicas sobre las mejores prácticas para manipular manta rayas a bordo de los cerqueros.

Otras medidas recomendadas por WWF incluyen la entrega de datos adicionales sobre el movimiento de los FADs y el diseño de los FADs sin el uso de  mallas colgantes por debajo de los mismos, para reducir la captura incidental de tortugas y tiburones.

Los recursos atuneros del Océano Pacífico Oriental son el soporte de una industria multimillonaria que sostiene los medios de vida de decenas de miles de personas y contribuye al crecimiento económico y al desarrollo social en la región. “Es vital que los países miembros de la CIAT mantengan y amplíen su compromiso con una gestión responsable, condición necesaria para alcanzar una pesca sostenible. WWF considera que haciendo frente a las principales amenazas como son la sobrepesca y el exceso de capacidad pesquera, se podría asegurar la viabilidad a largo plazo de las poblaciones de atún en la región del Pacífico oriental, manteniendo a la par un ecosistema sano y protegiendo la rica biodiversidad de la región”, agregó Pablo Guerrero.

Notas para los editores

[1] La CIAT es responsable de la conservación y manejo del atún y otros recursos marinos en el Océano Pacífico Oriental. Los miembros de la CIAT son: Belice, Canadá, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Unión Europea, Francia, Guatemala, Japón, Kiribati, Corea, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Taipéi china, Estados Unidos, Vanuatu, Venezuela.

[2]Punto de referencia: un valor de referencia que ayuda a los tomadores de decisión a definir el comportamiento de la pesquería y está basado en un indicador como el tamaño de la población o el nivel de pesca.
Un punto de referencia límite es el tamaño mínimo de la población que puede ser permitido o el nivel de esfuerzo de pesca que no puede ser sobrepasado sin poner en peligro al recurso.
El punto de referencia objetivo es el tamaño específico de la población de la pesquería o el nivel de esfuerzo de pesca que asegura que la pesquería provee los beneficios óptimos.

[3]Una Regla de control de captura es una acción de manejo pre-acordada que se ejecuta en respuesta a los cambios en la pesquería y/o cambios en el estatus de la abundancia en relación a los puntos de referencia.
La adopción de reglas de control de captura es un aspecto clave del manejo de las pesquerías modernas y también es un requerimiento de importantes programas de certificación de eco-etiqueta como el Consejo de Gestión Marina (MSC).

Fuente

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s